Seventh-Day Adventist Church

Asociación Venezolana Sur Occidental Página Web Oficial

Menu

 

MAYORDOMÍA

 

El Departamento de Mayordomía ayuda a la administración a cumplir la misión de la iglesia a través del entrenamiento en liderazgo y la educación de los miembros de iglesia con respecto a los principios de mayordomía. Más específicamente, el propósito del Departamento de Mayordomía es ayudar en la integración de la senda de fe cristiana en cada área de la vida, tanto individual como corporativamente.

Las funciones del Departamento de Mayordomía son:

1. Enunciar claramente una visión bíblica de mayordomía y la integración del señorío de Jesucristo en cada área de la existencia, e invitar a la gente a una entrega total de su vida y de todos los recursos y posesiones al señorío de Jesucristo.

2. Desarrollar y presentar un enfoque bíblico hacia la mayordomía, como estilo de vida vivido en unión y sociedad con Dios.

3. Continuar la labor de educación acerca de los diezmos y ofrendas y la implementación del Plan de Apoyo Financiero Adventista. Esto ayudará a los miembros de iglesia a aumentar la comprensión de su papel en la mayordomía corporativa de la iglesia como cuerpo de Cristo, su apoyo financiero a través de la benevolencia sistemática y el papel del Espíritu Santo en guiar los sistemas de ofrendar individuales y corporativos.

4. Desarrollar conceptos y recursos apropiados a fin de capacitar a los miembros y dirigentes para implementar principios de mayordomía, especialmente aquellos materiales que no pueden producirse tan económica y eficientemente en la oficina de la división o la unión.

5. Alentar una mayor responsabilidad financiera y cumplimiento exigido, así como más altos niveles de sostenimiento propio e interdependencia, tanto individual como corporativamente.

6. Ayudar a crear un entendimiento del balance entre un sistema de ofrendar regular y un proyecto especial dados como dos dimensiones de benevolencia sistemática que operan en armonía. De esta manera, se anima al creyente a proveer apoyo regular y sistemático para la iglesia local, asociación o misión y las misiones de otras partes del mundo, además de apoyar otros proyectos especiales según lo guíe el Espíritu Santo.

7. Proveer liderazgo y coordinación con respecto a esos programas que la iglesia, como cuerpo de Cristo y a través de sus concilios generales, podría decidir que se les diera apoyo unido en todo el mundo y le asignara al Departamento del Mayordomía como su responsabilidad.